marzo 28, 2022

144Hz vs 240Hz ¿Cuál es mejor y cuál debes elegir?

144hz vs 240hz

Cuando salimos a comprar equipos tecnológicos, siempre queremos lo mejor, aunque no sepamos mucho al respecto. Por eso siempre es recomendable informarse para así adquirir el dispositivo que más se adapte a nuestra realidad, presupuesto y gustos.

Los monitores de las computadoras no escapan a esta generalización, pues hay muchos tipos y hay una variedad de detalles que debes saber sobre ellos. Por ejemplo, el tamaño, el modelo, la marca y otro muy específico como lo es la tasa o frecuencia de refresco.

¿Qué es una tasa o frecuencia de refresco?

Conviene explicar un hecho muy curioso que sucede con las pantallas. Por lo general, las vemos encendidas al presionar ese botón que permite que toda la magia empiece a funcionar. Y cuando están completamente en negro, pues están apagadas. Sin embargo, cuando las computadoras están encendidas también se apagan y se encienden de forma súper rápida y constante.

En este momento se refresca la pantalla, pero se hace a una velocidad ultra rápida que prácticamente el ojo humano no lo percibe. Esto sucede porque la retina se mantiene fija por un tiempo dado y eso hace que los cambios de imagen se capten con naturalidad.

Las tasas de refresco se miden en hercios (Hz) que corresponden a un ciclo por segundo. Esta unidad del sistema internacional de unidades mide cuántas veces se repite un hecho en un segundo. Esta medida también cuantifica las repeticiones de las ondas sonoras o las vibraciones de un cuerpo sólido.       

Variedad de tasas de refresco

Una vez que tenemos claro o una idea de en qué consiste una tasa de refresco, pasamos a ver cuál es la variedad de estas frecuencias en el mercado. O para ser más específicos, qué tasa de refresco pueden tener algunos monitores de equipos de computación. Una vez que conozcamos los tipos, podremos saber cuál es la que requerimos, según el uso que se le dé.

Hace unos años, la tasa de refresco más común era de 60 hercios. Las imágenes se mostraban luego de que las pantallas se encendían y se apagaban 60 veces por segundo. A medida de que pasa el tiempo, han surgido más tasas de refresco. Además, de las de 60, hay de 75, 100, 120, 144, 240 Hz.

Y esta frecuencia no solo ocurre en las pantallas de los monitores de computadoras, también en las pantallas de los televisores y de los teléfonos celulares inteligentes. Este boom de variedad de tasas de refresco en los distintos dispositivos y equipos se debe al auge que han tenido los diferentes videojuegos.

Para que sepas cuál elegir, tan solo debes considerar el uso que vas a darle, con cuánto cuentas para invertir, además de conocer bien las otras características que deben tener los equipos. No servirá de mucho tener un monitor con tasa de refresco de 240 Hz si los otros elementos no suman para obtener un excelente desempeño.

Ventajas y desventajas de los monitores de 144 Hz

Los monitores que presentan una tasa de refresco de 144 Hz resultan más costosos que los de 60 Hz y más económicos que los de 240 Hz. Así que podríamos decir que es una frecuencia intermedia. Es bastante aceptado entre algunos de los que dedican parte de su vida a los famosos videojuegos, que cada vez más están más de moda y representan otra manera de generar ingresos.

  • Es difícil generalizar y decir que esta tasa de refresco es la mejor. La verdad es que cuenta con mucha aprobación en el mundo de los gamers. Sin embargo, para otros expertos en videojuegos no es la panacea ni te garantiza un desempeño extraordinario comparado con otros de menor o mayor tasa de refresco.
  • Un tema que mejora en los videos con una u otra tasa de refresco es la nitidez y precisión en las imágenes. Quizá sea decisivo a la hora de elegirlo. Pues algunos juegos implican muchos detalles que al final pueden llevarte a que te muevas más o menos rápido o logres derribar más o menos objetivos. Con esta frecuencia, ganas mucha nitidez. Es un punto a su favor.
  • El precio de los dispositivos o aparatos que usan esta tasa es menor que el de los que usan otras superiores y mayor al tradicional de 60 Hz. Solo debes evaluar si con esta tasa lograrás el objetivo de la inversión que piensas hacer.

Vale la pena insistir en que si bien es cierto que 144 Hz es una frecuencia mucho más que aceptable, no es menos cierto que también debes tomar en cuenta otros aspectos. Por lo general, consideras las marcas, las resoluciones, el tamaño, los píxeles. Lo mejor es aprender de todo un poco sobre estos temas para que puedas elegir el mejor artículo para ti.

Ventajas y desventajas de los monitores de 240 Hz

  • El hecho de que puedas apreciar que una pantalla se enciende y apaga 240 veces por segundo es de verdad impresionante. Y más si te dedicas a ese mundo de informática, computación y los cada vez más famosos juegos.
  • Esta frecuencia es bastante reciente, pero ya está dando de qué hablar, sea bueno o malo. Porque a pesar de que debería ser garante de mayor fluidez y claridad en las imágenes, algunos usuarios alegan que no logran distinguir la diferencia. Pero es muy notoria para otro grupo.
  • Algo que debe tomarse muy en cuenta es el presupuesto. Sin duda, los equipos y dispositivos que tengan esta frecuencia van a resultar más costosos que los demás. Claro, se debe a que es la más novedosa y la que promete una mayor nitidez en las imágenes.
  • Es bueno señalar que algunos usuarios comentan que la diferencia se observa en algunos juegos o programas, pero no en todos. Quizá los jugadores más competitivos lo vean como una mejor herramienta que les permita llegar más rápido a ciertas metas. También se puede notar que la calidad de la imagen es más auténtica, más cercana al mundo real.

¿Cuál debes elegir?

Como acabamos de ver, ya la tasa de refresco no solamente es de 60, que era el más tradicional y al que muchos le son fieles, pues lo siguen prefiriendo por encima de unas tasas superiores. Ahora hay toda una diversidad, aunque el principal interés del artículo son otras dos: 144 Hz y 240 Hz.

Y podemos decirte de inmediato que elijas la superior, la tasa de 240 Hz, en caso de que quieras usar el monitor, el teléfono o el televisor para ver imágenes más precisas, más claras, con mejor definición y más cercanas a las imágenes reales. Si se adapta más a tu realidad, no dudes en adquirirlo.

Asimismo podríamos recomendarte que elijas el de 144 Hz, si prefieres comprar un aparato con un rendimiento aceptable y si dispones de cierta cantidad de dinero que te brindará calidad, sin tener que invertir mucho dinero.

Siempre debes determinar qué vas a hacer con lo que vas a comprar. ¿Es solo con fines recreativos? ¿Es una inversión que me dará muchos más dividendos? ¿Cuento con el presupuesto necesario? Quizá estos interrogantes parecen muy obvios, pero de verdad no lo son porque al final es lo que te ayuda a decidirte cuál tasa de refresco debes decidir.

Rubén

Friki de los videojuegos y en general de las nuevas tecnologías. Experto en televisores y monitores, me informo cada día sobre las novedades que salen al mercado y realizo guías en YaTeMiro.

Ver todas las entradas de Rubén →